La Escuela Digital


          IDIOMA ESPAÑOL

Reglas de ortografía y puntuación.


Utilicen este selector para ir a cada tema y volver al principio.
La ortografía | Uso de las mayúsculas | Acentuación | Empleo de las letras B y V
Empleo de la H | Empleo de la C, de la S y de la Z | Empleo de la G y de la J
Reglas de puntuación



La ortografía.

Punto rojoLa ortografía es la rama de la gramática que establece las reglas para la forma correcta de escribir las palabras; a fin de que se facilite la comprensión de su sentido y la comunicación entre las personas.

Punto rojo Entre los temas principales a que corresponde prestar especial atención respecto de las reglas de ortografía — que revisten una gran importancia cultural e idiomática a pesar de ciertas orientaciones educativas que las han desatendido — quedan comprendidos el uso de las mayúsculas, de los tildes de acentuación, de la letra H, de las alternativas entre las letras Y y LL; S, C, y Z, y algunas más.

Ir al principio


Uso de las mayúsculas.

El uso de letras mayúsculas se refiere como regla general a la letra inicial de las palabras, en aquellas circunstancias en que ello corresponde. Excepcionalmente, se emplean mayúsculas en la totalidad de las palabras cuando se trata del título de un documento, o de un capítulo del mismo; y con todavía carácter más excepcional, para enfatizarlas.

Corresponde escribir con mayúscula letra inicial de una palabra, en los siguientes casos:

  • La primer palabra de toda oración; ya sea iniciada luego de un punto y aparte o de dos puntos cuando ello implique la apertura de una nueva oración.

  • Los nombres propios de personas, lugares (como calles o plazas), accidentes geográficos como ríos o montañas, países, organizaciones y similares.

  • La inicial de las abreviaturas: Sr. (señor), Dr. (doctor), Exmo. (excelentísimo).

Las mayúsculas de ch y ll, son Ch y Ll.

Ir al principio


Reglas de acentuación con tilde.

El uso de tilde sobre la vocal túnica de algunas palabras, se rige por las siguientes normas:

  • Llevan tilde en la vocal tónica, las palabras agudas terminadas en vocal o en las consonantes N o S: sofá, canapé, salsifí, bongó, ombú, violín, ciempiés, salón.

    Por lo tanto NO llevan tilde las palabras graves terminadas en vocal o en las consonantes N o S.

  • Llevan tilde en la vocal tónica, las palabras graves terminadas en consonantes distintas de N o S: árbol, mármol, azúcar.

    Por lo tanto NO llevan tilde las palabras agudas terminadas en consonantes distintas de N o S.

  • Llevan tilde en la vocal tónica, todas las palabras esdrújulas: mínimo, máximo, pájaro, ángulo.

  • Llevan tilde todas las palabras terminadas en ÍA, ÍO, ÍE, ÚA y ÚO sobre la vocal tónica I o U: energía, caserío, desvíe, ganzúa, desvirtúe. Se exceptúan las palabras terminadas en FAGIA y CEFALIA: antropofagia, hidrocefalia.

Ir al principio


Empleo de las letras B y V.

Se escriben con B:

  • Las palabras en que precede a las consonantes R o L: brazo, cable.

  • Las palabras que comienzan por BU, BUR, BUS, CU, AB, ABS, SUB: bueno, burla, búsqueda, cuba, abcisa, absuelto, suburbio.

  • Las palabras que comienzan por BI, BIS, BIZ: binacional, bisagra, bizarro.

  • Las formas verbales conjugadas que terminan en BA, BAS, BAMOS, BAIS y BAN de los verbos terminados en AR: caminaba, cantabas, pasábamos, amabais, lloraban.

  • Las palabras que terminan en BIR, BIBILIDAD, UNDA y UNDO: subir, posibilidad, nauseabunda, vagabundo. Se exceptúan: vivir, servir, hervir, y las que en su raíz llevan V, como civilidad, movilidad, etc.

Se escriben con V:

  • Las palabras que terminan en IVO, IVA: nativa, altivo. Se exceptúan las formas conjugadas de los verbos terminados en BIR: escribo, escriba, etc.

  • Las palabras que comienzan por AD y OL: advertencia, olvido.

  • Las formas conjugadas de los verbos hervir, servir, ver, vivir: hervido, sirvo, viste, viven.

  • Las formas conjugadas de los verbos terminados en SERVAR: observando, conservaba, preservaste.

Ir al principio


Las palabras con H.

La circunstancia de que la letra H no se pronuncie ni influya en la pronunciación de otras — salvo seguida de la C, en CH — determina que se cometan frecuentes errores de ortografía que la involucran.

A pesar de que existen unas pocas reglas que auxilian en cuanto a determinar los casos en que una palabra debe escribirse con H en su inicio o en su interior, el uso correcto de la H habrá de ser en gran medida resultado de aprender qué palabras en concreto llevan H; y resultado de una intensa práctica lectora desde la más temprana edad escolar.

Se escriben con H:

  • Las palabras que comienzan con IE, UE, UI, IA: hiena, hueco, huidizo, hiato.

  • Las palabras que derivan de las voces del griego HIDRO o HEXA: hidráulico, dihidro, hidrográfico, hexágono.

  • Las voces conjugadas de los verbos comenzados en H, como haber, hacer, hallar, halagar, heder, helar, herrar, herir, hervir, holgar, hollar: hube, hecho, haya, hiede, hiela, herrado, hiere, huelga, holla.

Las siguientes palabras se escriben con H, sin que ello responda a alguna regla general:

haba
hábil
hábito
hablar
hacha
hache
halago
hamaca

harapo
harina
hazaña
hebilla
hebra
hechizo
hecatombe
helecho

hemisferio
himno
higiene
holgar
hollejo
honrado
horario
hongo

hule
humo
humano
adherir
ahí
ahijado
ahogado
ahorro

ahuyentar
almohada
anhelo
bahía
buho
cohete
cohibido
enhebrar

exhibir
inhibir
moho
prohibido
rehusar
vahido
vehículo
vehemente

Ir al principio


Las palabras con C con S y con Z.

Se escriben con C:

  • Las palabras que terminan en ANCIA, ANCIO, ICIA, ICIE, ICIO, ACIA, ACIO: vagancia, escancio, caricia, planicie, oficio, gracia, espacio. Se exceptúan: ansia, afasia.

  • Los diminutivos en ICA, ICO, ILLA, ILLO, ITA, ITO: avecica, pastorcico, naricilla, dolorcillo, nietecita, pedacito. No obstante, cuando la palabra lleva S en su sílaba final, se mantiene al formar estos diminutivos: huesesillo, cosita.

  • Las palabras singulares que terminan con Z al pasar al plural: cruz —> cruces; paz —> paces; disfraz —> disfraces; juez —> jueces; nariz —> narices.

Se escriben con S:

  • Las palabras que terminan en ERSA, ERSE, ERSO: reversa, embellecerse, universo.

  • Las palabras que terminan en ESTA y ESTO: cesta, manifiesto.

  • Los adjetivos que terminan en OSA y OSO: gloriosa, hermosa, horroroso, venenoso.

  • Los superlativos que terminan en ÍSIMO, e ÍSIMA: ilustrísimo, hermosísima.

Se escriben con Z:

  • Las palabras que terminan en AZO, EZA, IZO: golpazo, hachazo, pelotazo, aspereza, belleza, limpieza, asustadizo, enfermizo, etc.

  • Los aumentativos que terminan en AZA, AZO: madraza, geniazo.

Ir al principio


Las palabras con G y con J.

Dado que la G tiene sonido suave antes de A, O y U, y fuerte antes de E e I, es preciso aplicar las reglas que determinan en qué caso un sonido fuerte se escribe con G y cuándo se escribe con J.

Por otra parte, si en las sílabas de G suave con E e I corresponde pronunciar la U que normalmente no suena y sirve para determinar el sonido suave, se emplea el signo de la diéresis: cigüeña, argüir.

Se escriben con G (fuerte):

  • Las palabras que terminan en GIA, GÍA, y GIO: adagio, regio, hemorragia, lumbalgia, energía. Se exceptúan: bujía, herejía, apoplejía, canonjía, alfajía.

  • Las palabras que empiezan con el prefijo GEO (referente a tierra): geografía, geólogo, geometría.

  • Las formas de los verbos que terminan en GER y GIR: poteger, corregir. Se exceptúan: crujir y tejer.

  • Las palabras en que aparecen las letras GN y GM: gnomo, ignorante, repugnante, pigmeo, diafragma.

Se escriben con J:

  • Las palabras que terminan en AJE, JERO y JERÍA: lenguaje, bandidaje, aprendizaje, salvaje, flamíjero, agujero, relojero, ropavejero, tijera, mensajería. Se exceptúan: ambages, ligero, exagera, aligera.

  • Las palabras: jefe y sus derivadas, jerarca y sus derivadas, jeringa, jeroglífico, jinete, jirafa, jirón, y algunas otras.

  • Algunas palabras de origen árabe, llevan J final: carcaj, reloj.

Ir al principio


Reglas de puntuación.

Los signos de puntuación se intercalan en la escritura, con la finalidad de incorporar inflexiones que contribuyen de manera muy importante para la adecuada comprensión del sentido de las oraciones y de los documentos escritos, en general.

Por regla general, los signos de puntuación se escriben adosados inmediatamente antes o después de la palabra, sin dejar espacio; aunque hay alguna excepción.

Los signos de puntuación usuales del idioma español son:

, coma
; punto y coma
: dos puntos
. punto

... puntos suspensivos
¿ abre interrogación
? cierra interrogación
( ) paréntesis

¡ abre admiración
! cierra admiración
“ ” comillas
raya

Los signos de puntuación se emplean:

  • La coma — para indicar una pausa breve, y para insertar breves oraciones aclaratorias o complementarias dentro de la principal:

    Carlos, estoy esperándote.
    Él es amable, honesto, confiable y trabajador.
    Se trata de una persona, te lo puedo asegurar, de la mayor confiabilidad.

  • El punto y coma — es un signo de uso similar a la coma, pero que requiere un especial cuidado en su empleo; y cuyo adecuado uso permite lograr oraciones y expresiones muy valorables. Especialmente en oraciones extensas, permite separar períodos dotados de cierto grado de independencia, pero no que justifican iniciar una nueva oración. En otros casos, permite realizar enunciaciones sucesivas compuestas de varias palabras ocasionalmente separadas a su vez por comas, que guardan correlación con la idea central de la oración, considerada en su totalidad:

    Es una persona dotada de muchas buenas cualidades; seria, responsable, de buen carácter; que se preocupa mucho por su familia; que tiene un alto sentido de su profesionalidad; y un excelente sentido del humor.
    Para efectuar una buena diagramación de un texto, deben considerarse adecuadamente diversos factores, entre los cuales la buena presentación; la fácil comprensión por el lector; y la adecuada correlación con el espacio disponible.

  • Los dos puntos — para indicar el comienzo de una enunciación de elementos comprendidos en un concepto; para abrir una cierta espectativa acerca del texto siguiente; para iniciar un texto dirigido a una persona previamente invocada y de un discurso oral; para anunciar el comienzo de una cita o transcripción de un texto ajeno:

    Había tres virtudes que se valoraban: Fé, Esperanza y Caridad.
    Hay algo que Uds. deben tener muy presente: Todo debe obtenerse mediante el esfuerzo tesonero.
    Estimado Carlos: (comienzo de una carta); Seņores del Jurado: (comienzo de un discurso)
    Dice sabiamente el refrán: “Mejor sólo, que mal acompañado”.

    En el segundo de los ejemplos anteriores, se observa que los dos puntos operan como un final de oración, por lo cual la siguiente comienza en mayúsculas; en tanto que en el primero, las mayúsculas responden a un propósito de resaltar la importancia de los conceptos enunciados; y en el último a que se trata de una oración totalmente independiente. Obviamente, en los casos del tercer ejemplo, el texto siguiente habría de iniciarse con mayúscula.

  • El punto — para indicar el final de la oración. Cuando existe un cierto grado de continuidad entre la oración finalizada y la siguiente, ésta comienza de inmediato, en el mismo renglón; y durante la lectura en voz alta se realiza una pausa breve; por lo que se trata de un punto y seguido. Cuando existe un cierto cambio de contenido respecto de la oración siguiente, se considera que corresponde un cambio de párrafo, el texto recomienza en la siguiente línea, la pausa en la lectura en voz alta es más marcada; y se trata entonces de un punto y aparte:

    Carlos estaba esperándome. En cuanto me vio llegar, dio señales de alivio.

    Me dijo que había comenzado a preocuparse, pensando que no llegaríamos a tiempo, antes de que comenzara la película.

  • Los puntos suspensivos — se utilizan para dejar trunca la oración (aunque de todos modos debe tener sentido completo), con la finalidad de dar idea de que hay algo más que no se expresa; o para dejar que el lector el oyente complete la idea a partir de una sugerencia. También puede emplearse cuando se deja trunca una expresión conocida, que el oyente o lector seguramente conoce, igualmente con la finalidad de dar un tono de ironía:

    Si yo te dijera todo lo que sé de esa persona...
    Por algo dicen que quien mal anda...

  • Los signos de interrogación — abren y cierran una pregunta. En el idioma español, a diferencia de lo que ocurre en otros idiomas, la forma interrogativa no modifica la sintaxis de las oraciones, por lo cual, a fin de que el lector sepa que se trata de una interrogación y pueda realizar vocalmente la inflexión de pregunta, se requiere un signo inicial o de apertura de interrogación. Por supuesto, el signo final indica que la oración interrogativa ha finalizado; y por lo tanto, no es necesario ni corresponde que además se coloque un punto:
    ¿Vendrás a cenar a casa esta noche?

  • Los paréntesis — abren y cierran una expresión que, en el interior de una oración, tiene un sentido aclaratorio relativamente independiente del tema que viene tratádose; aunque ocasionalmente puede encerrarse entre paréntesis una o más oraciones completas, que aluden a un tema conexo (lo que se denomina una digresión); aunque nunca debe tratarse de un texto excesivamente extenso:
    Él se consideraba superior a los demás (quién lo creyera), y por eso empleaba un tono de suficiencia insoportable. (Esa actitud, por lo demás, era bastante corriente entre ellos.)

    Dentro y luego de los paréntesis, signos como la coma, el punto y coma, y el punto, se emplean según los casos. Por lo general luego de un paréntesis breve cabe una coma o un punto y coma, dependiendo de si corresponderí en caso de no estar ese paréntesis. En su interior, también se emplean conforme a lo requerido, considerándolo como una oración independiente. Cuando toda la oración está entre paréntesis, el punto va antes del cierre; pero si una oración terminara con un paréntesis interior, el punto irá luego del cierre.

  • Los signos de admiración — abren y cierran una expresión exclamativa o admirativa. Como en el caso del cierre de interrogación , no es necesario ni corresponde que además del cierre de admiración se coloque un punto:
    ¡Qué frío hace esta noche!

  • Las comillas — abren y cierran una expresión que corresponde a una cita de otro texto; o también cuando se trata de una expresién que responde al uso de otras personas, no se comparte, o tiene alguón rasgo especial:
    “Sean los orientales tan ilustrados como valientes”, dijo Artigas.
    Lo que ellos llaman “sentido del humor” en realidad es pura grosería.

  • La raya — o guión, se emplea como un recurso gráfico que, ya sea sustituye a la coma entre tramos explicativas o aclaratorios, o acotaciones, en el interior de una oración; ya sea para indicar la alternación de los que hablan, cuando se transcribe un diálogo:
    Este recurso — que resulta muy práctico — tiene la ventaja de su bajo costo.

    Y menudeando los tragos,
    — No olvides — me decía — Fierro, que el hombre no debe creer, en lágrimas de mujer, ni en la renguera del perro.


Existen asimismo otros signos de puntuación menos usuales, tales como:

[ ] corchetes
« » comillas angulares dobles
‹ › comillas angulares simples
‘ ’ medias comillas

§ parágrafo
parágrafo
* asterisco
# numeral


Estos signos se utilizan preferentemente en textos compuestos para ser impresos. y cumplen las siguientes funciones:

  • Los corchetes — tienen una función similar a la de los paréntesis; se utilizan para agrupar determinados textos — y especialmente expresiones matemáticas — principalmente en textos de contenido muy especializado, en que constituyen un recurso para ordenar su exposición. Eventualmente, pueden emplearse cuando dentro de un texto entre paréntesis pudiera necesitarse volver a emplear paréntesis; usando entonces los paréntesis curvos al interior, y los rectos al exterior.

  • Las comillas angulares, dobles o simples, y las medias comillas — pueden emplearse en forma alternativa de las comillas; y también como un recurso para jerarquizar las transcripciones de textos citados, por ejemplo, cuando dentro de una cita existe a su vez otra cita, para diferenciar ambas.

  • Los signos de parágrafo o numeral — pueden emplearse en determinado tipo de textos, sobre todo aquellos en que se exponen cuestiones completas que es necesario ordenar por temas correlacionados, para indicar claramente que se ha abordado un tema que, aunque corresponde al asunto general, tiene un importante grado de independencia respecto de los anteriores. Generalmente, se anteponen a la numeración sucesiva asignada a cada fragmento; lo cual es indispensable en el caso del signo de numeral.

  • El asterisco — se emplea ocasionalmente en los textos que comprenden varios ítems, antecediendo a cada uno de ellos, para marcarlos.

Ir al principio


Retorno